jueves, 13 de febrero de 2014

Sombreros.

Ayer volví a verte por la calle, embobada enfrente del escaparate de sombreros de la vieja vecina de nuestro portal. Recuerdo cuando solíamos pasear por allí, y proponíamos entrar un día de estos y cargar con todos los especímenes que se interpusieran en nuestro paso.

'Así, podríamos jugar a ser alguien distinto cada vez que nos apeteciese. Cuando ser nosotros mismos fuese demasiado repetitivo y nada extravagante. Entonces, un sombrero nos haría cambiar. Porque un viaje a París nos resultaría más lejano y costoso en ese momento.'

Uno de esos días decidimos entrar. Escogiste un ejemplar de mimbre que me recordaba a ese tipo de accesorios que suelen llevar las señoras sexagenarias de nuestro barrio. Y formulé la pregunta. La verdad que se nos escapaba.

-¿La gente cambia o evoluciona?
-Se disfraza.

Ahora me pregunto cuántos personajes hubiésemos sido capaces de interpretar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Yo te digo dime , y tú me dices...